sábado, 25 de septiembre de 2010

“Viejo, loco, luchador, indomable”


          En el año 1985 vine a trabajar al barrio de la Divina Pastora, empecé dando clases en Educación de Adultos con un grupo de gitanos del Cerrillo Jaime que no sabían leer ni escribir en el colegio de Los Alamos, después de aquella experiencia conocí a mucha gente e hice muchos amigos; el barrio era pobre, humilde, con mucha tareas para emprender. En la Asociación de Vecino conocí a Antonio Béjar Guerrero, un hombre ya mayor, casado en segundas con una mujer polaca que conoció una mañana en la playa de Poniente, tenía tres jóvenes hijos y estaba jubilado con mucha ganas de trabajar por el barrio quitándole tiempo a su familia. La verdad que me resultó familiar colaborar con él, sobre todo después de venir un día a las clases de Adultos con un sombrero ruso que no dejó de sorprenderme.



           Empecé a estudiar Magisterio porque no pude matricularme en Medicina ya que mis profesores de inglés y tecnología me dejaron en séptimo curso algunas materias para septiembre en el 72. Cuando llegaron los exámenes los aprobé lógicamente y en la prueba de madurez en Granada fui ese año, que era el último, el único que aprobó las dos partes de ejercicio. Me fui a Química y ese año descubrí que aquello no era para mí; a pesar de todo hice tres cursos y Magisterio a la vez. En el primer curso teníamos dibujo artístico y lineal, el primero se me daba regular y el segundo muy bien. La cuestión es que me dio un verano por hacer dibujos imaginativos y en mi viejo cuaderno hice a lápiz una cara con un gorro que era el mismo Antonio Béjar quince años después. Aquella tarde se me encogió el estómago por aquella casualidad de la vida, a partir de entonces tuve una amistad comprometida trabajando por el barrio.



           Antonio era un gran luchador, por encima incluso de las enfermedades de la edad y aquello era de alabar, tuve la oportunidad de compartir numerosas actividades deportivas, culturas y sociales; conociendo a muchos vecinos de todas las edades, clases sociales y condición. Peleaba a brazo partido con los políticos de las corporaciones de los alcaldes como Cobo, Barranco o Rubiales; buscando siempre aquellos proyectos que beneficiaran al barrio. Un día en una reunión le levantó el bastón a Rubiales y le temblaron las carnes, más tarde ya se encargó este de ir descolocando a Antonio y su Asociación porque era un gran incordio para sus proyectos, ya que aunque era su sobrino no se casaba con sus argumentaciones.



           Con el paso del tiempo me quedé a vivir en el barrio, aquí conocí a Begoña y nacieron mis dos hijos, la verdad fueron unos años maravillosos. Este verano recibí la noticia de que se fue para siempre, una calurosa mañana paseando por sus calles, esas plazas, rambla y rincones que ya no eran los de antes. Ahora la rambla por fin la embovedaron, hicieron un paseo, colegios, asfaltaron calles y remodelaron edificios… y tanta cosas; el barrio crece hacía el este buscando el horizonte de la libertad. Pocos recordarán tu esfuerzo y tus largas horas de reuniones para hacer de la vida el esfuerzo que todos se merecen.



            Paseo por sus calles, me cruzo con sus vecinos, es una tarde de otoño en la que su luz parece más apagada y los pajarillos trinan en sus árboles ante la llegada de la noche; paseo, paseo… y no veo ningún viejo, loco, luchador, indomable que nos haga sentir que estamos más vivos que nunca.

sábado, 15 de mayo de 2010

Extraños fenómenos en el cielo de Motril


     En la década de los años sesenta y setenta era frecuente ver fenómenos que se salían de toda lógica, los pescadores en sus horas de faena en nuestro litoral granadino hablaban de extrañas y enormes bolas de luz que salían o entraban en el mar; eran años de una gran explotación sin freno de la fauna de nuestro mar de Alborán.



     En el periódico El Faro se escribían artículos con testigos sobre la aparición de una gran bola de fuego que bajaban sobre la ladera del Conjuro en dirección a Torrenueva, consumiéndose y dejando un claro rastro en su recorrido.



     En las trincheras del frente en la Guerra Civil, en los años treinta del pasado siglo, situado en las proximidades del pico del Águila cercano a Gualchos, ambos bandos observaron un extraño disco de luz que lo relacionaba con un arma secreta.



     El 17 de noviembre de 1979 un piloto de Caza de las Fuerzas Aéreas Españolas recibió la orden de perseguir a un objeto con forma de triángulo que había violado el espacio aéreo y cuyo eco aparecía en la pantalla de radar. A la altura de Motril, el receptor de radio del avión filtró varias voces infantiles que se dirigían al capitán exclamando: ¡Hola, ¿cómo estás?, hola, hola!...;. Ni siquiera desactivando el canal de emergencia desaparecieron aquellas expresiones y risas que provocaron el miedo del experimentado militar. El expediente permaneció secreto durante quince años en los archivos del Ejército del Aire.

      El historiador motrileño Manuel Dominguez García hace referencia a  San Antonio de Padua, elegido como patrón en la epidemia de 1679 y cuya ermita se le había construido a mediados del siglo XVII en el camino de Granada, junto a la Nacla; antes de sacar la imagen para pedir que se fuera la epidemia apareció en el cielo motrileño una enorme disco de luz que llegó a iluminar extrañamente la ciudad al atardecer, murieron más de tres mil motrileños, con la salida de la imagen cedió la enfermedad.


     Año 1999, domingo 29 de agosto a las dos y diez de la tarde por la vía que va desde la entrada del Puerto Comercial motrileño hasta el edificio de los Bomberos; viajaba en el vehículo Suzuki con Manolo y Cristina en la parte trasera. En aquel caluroso verano, ese día había algunas nubes en el cielo, empiezo a observar lo que parecía una gran nube bajar lentamente por la ladera del Cerro Gordo, se desplazaba sin hacer nada de viento; se dirigía en dirección norte sur hacía la Vega, a una altitud estimada de 400 metros. Al llegar a la altura del barrio del Varadero pude comprobar que tenía forma rectangular como si fuera un enorme invernadero, brillante metálico, con dimensiones estimadas en comparación con el terreno de ochocientos metros de largo, trescientos de ancho, por veinticinco de alto. Bruscamente realizó un rápido giro de bumerán en dirección Torrenueva, todo sucedió en apenas veinte segundos.

domingo, 9 de mayo de 2010

"La luz habita la sencillez"

    
     Hola Julio, he pensado jugarte un partido de tenis y aprovechar que algunas veces cuando nos hemos vistos y me has propuesto quedar para hablar de algunas experiencias, muchas de ellas compartidas con amigos comunes, parece que nos falta tiempo con nuestras obligaciones para buscar esos momentos para reflexiones y valorar esos instantes; algunas veces he pensado y le he dado vuelta a muchas cuestiones que difícilmente cualquier persona por muy amiga que fuera podía entenderme sin haber vivido los maravillosos años con el grupo del Instituto, la verdad que echaba de menos poder hacerlo, pues ahí va la primera bola.



     Sábado por la tarde del mes de enero del año 1979 en Granada, Paco, Carmelo y yo nos invitaron a visitar a María en su humilde casa del Zaidín, hacía tiempo que teníamos en mente un encuentro en Conchar que no llevamos a cabo. María era una mujer de ochenta y dos años, analfabeta que hacía doce años que se decidió a viajar a Fátima (Portugal) con Francisco y allí empezó a sentir mareos, visiones, pérdida de conocimiento, manifestándose de que hablaba con la Virgen. A su regreso a Granada empezaba a tener revelaciones y hacía curaciones entre sus vecinos, esto fue lo que nos contaron ella y su hija aquella tranquila y extraña tarde. En la casa había velas, retratos, imágenes y diferentes objetos; era un pequeño altar donde rezaban y recibían revelaciones de manera puntual.



     Bueno, todo esto sería lógico porque ya sabes como son los extraños fenómenos de los videntes y de las apariciones marianas, la cuestión es que no esperaba nada especial pero me llamaba la atención la sencillez de María; después de habla con su hija ella apareció en la sala y nos saludó muy amablemente, se dirigió a mí y decía que nos conocíamos.



     Por un momento intenté recordar cómo y dónde, haciendo el tercer año de Magisterio en la Normal empecé a realizar la prácticas, con mi amigo Cañas en el sorteo elegimos el Colegio Reyes Católicos porque pensábamos que estaría cerca y no tendríamos problemas de desplazamientos, cual fue la sorpresa que estuvimos tres maravillosos meses en este colegio que no estaba en la Gran Vía sino en el Zaidin justo a la espalda de la casa de María, sin duda pequeñas coincidencias.



   Cuando María me decía que nos conocíamos venía a mi mente con claridad las imágenes de ese encuentro, ella viajaba en el autobús urbano en una de esas esplendidas mañanas de primavera, y yo me dirigía a dar clase de física de segundo de Magisterio por la Avenida; parecía increíble que un instante imperceptible en el tiempo y un cruce de miradas significaran tanto, y que fuera a recuperarlo en aquel momento. Bueno este fue el inicio, cada palabra era un fuego en mi mente, me reconocía como si fuera su hermano, sabía quién era, aquella tarde me descubrió, a un adormilado estudiante que andaba titubeando hacia su destino. Esto fue lo más parecido a lo que entendemos por “telepatía”, asombroso, nos comunicábamos a través de un hilo invisible con un esbozo de palabras en sus labios. Qué podía decir, qué podía hacer, qué podía pensar, estaba desarmado, ese encuentro fue único y no podía expresarlo con palabras a Paco y Carmelo. Al instante entró en trance y de repente un olor a rosas llenaba la sala.



     Por eso he querido empezar con este lanzamiento, la vida es un juego que tiene pequeños instantes que te hacen descubrir una parte importante de nosotros mismos que no le damos suficiente cancha.

sábado, 8 de mayo de 2010

Hermosa primavera


     Todas las primaveras son bonitas pero este año con las lluvias ha sido una de las mejores, solo con dar un paseo por la Vega, el Parque de los Pueblos de América o el Periurbano, pasear por encima de la cota doscientos en ese gran pulmón que tenemos al norte de Motril; desplazarnos al Conjuro, Cerro del Toro, Cerro Gordo, caminar por la Sierra del Jaral. Todos espacios naturales que rodean a nuestra ciudad, podemos ver el gran esplendor de esta hermosa primavera. ¡A disfrutarla!

martes, 20 de abril de 2010

Las cien pinturas de Pepe Sánchez



Últimas cien obras de pinturas de nuestro compañero Pepe Sánchez, llenas de formas abstractas, de mundos donde predomina el color y el movimiento, transformando el espacio para construir un nuevo universo. Enhorabuena Pepe por tu constante superación y creatividad.

lunes, 19 de abril de 2010

"La Juanita" todo un icono para varias generaciones de motrileños


Cuando el verano se acercaba, siempre había un mediodía caluroso en el que se escuchaba su canturreo vahído y triste que versaba sobre amores imposibles, desgarrados y marginales. Su vida fue también una marginalidad paralela a la niñez, adolescencia y edad adulta de muchísimos motrileños. Cuando el verano se acercaba siempre se decía aquello de «A 'La Juanita' la encontraron muerta en los tubos de hormigón de la playa». Pero 'La Juanita' volvía con su gorrillo de croché, chanclas gastadas, con aquella camiseta que dejaba entrever el ombligo, pantalones cortos de color indefinido y aquel clavel asido a una melena rala y estropajosa que daría cuerpo -decían las vecinas de la playa- «para que la flor agarrase»...

Nota: Gracias Fermín por rescatar de nuestra memoria a este personaje que ha sido todo un icono para varía generaciones de motrileños, un personaje incomprendido para su tiempo y que expresaba su modo de ser y su libertad de ser humano; con la perspectiva que da el paso del tiempo, aprendemos que estamos lejos de entender lo diferente, aceptarlo, comprender al otro, valorar la verdadera esencia de la vida misma.

sábado, 13 de marzo de 2010

Lo material y lo espiritual se funden en el patio de los arrayanes de la Alhambra


Vista del patio de los arrayanes de la alberca o de Comares, lo material está simbolizado por la enorme torre de Comares que representa la solidez, lo humano, la fuerza, la altivez; en contraposición su reflejo en el agua, en la alberca, es el espíritu parte esencial de la condición humana, la renovación lo etéreo, la fuente de vida.
En el fondo se contempla el torreón de Comares, desde el patio del Arrayan destaca en uno de sus extremos el imponente torreón de Comares, se accede a él por la sala de la barca. El salón de Comares es la estancia más amplia y elevada de todo el palacio. Su construcción data del segundo tercio del siglo XIV, siendo sultán nazarí de Granada Yusuf I, su función principal era celebrar las audiencias privadas del sultán. Los invitados se sentaban en los huecos que se abren en las paredes. Además aquí encontramos el trono del sultán. Es un lugar con un contenido poético muy rico, podemos encontrar distintas composiciones, alabanzas a Dios y al emir y también algunos fragmentos del Corán. Cada centímetro de la pared está cubierto por algún elemento decorativo

sábado, 20 de febrero de 2010

Vertidos ilegales de autenticos desalmados

Cada vez con más frecuencia se observa numerosos vertidos de obras por encima de la cota 200 donde muchos ciudadanos paseamos, hacemos deporte y disfrutamos de la naturaleza y de los pinares que todavía quedan; si alguien realiza algún tipo de obras me imagino que nuestro Ayuntamiento tendrá algún medio de controlarlo y evitar que sigan actuando estos personajes que son auténticos desalmados.

La lluvia da una pincelada al campo

sábado, 13 de febrero de 2010

Las piernas me temblaban...


Sábado 6:00 horas de la tarde en la rotonda del paseo de Motril a la playa, lamentable accidente que gracias a Dios no hubo ningún herido, al llegar lo primero que hice fue señalizarlo con uno de los conos de las obras que hay dentro de lo que será un pequeño jardín; atrapado el conductor boca abajo sin poder quitarle el cinturón, se bajaron dos conductores más, llamamos a la Policia Local que parecía que tardaban una eternidad. Jose María gritaba que lo sacarán de allí, apagamos el contacto; la alsina que hace el recorrido a la playa paró y le pedimos un cuchillo para cortar el cinturón y ya pudo salir sin problemas. Momentos interminables por lo que pudo haber ocurrido en esas condiciones, José María fue alumnos mio en el Centro de Adultos, la policia llegó y ya pude marcharme a correr por el paseo marítimo bajo la persistente lluvia, buscando tranquilizarme, al llegar a casa las piernas me temblaban...

viernes, 12 de febrero de 2010

"El paso del tiempo"


Lisboa, mayo del año 1984, viaje de estudios con el Colegio Público Pío XII, la verdad que me quedé encantado con la belleza de esta gran ciudad a orillas del Tajo; no pude resistirme en hacer numerosas fotos con mi cámara Nera 35/S y una de las que más me impactó es esta, en blanco y negro; hombre caminado entre los majestuosos arcos de la Plaza de Restauradores.
Es una sencilla plaza de forma rectangular, toda su ornamentación reside en el gran obelisco central que conmemora la independencia de Portugal frente a España en 1640, luego de sesenta años de dominación; en torno a la plaza hay sobrios y elegantes edificios que datan de los siglos XIX y XX. Destaca entre ellos el Palacio Foz, un palacete con interiores ricamente decorados.

jueves, 14 de enero de 2010

El día de los terremotos



El trece de enero es fiesta local en Motril "El día de los terremotos", es tradición local  ir a comprar en las rebajas de Granada, en el año 1804 y 1884 hubo grandes movimientos sismicos en la ciudad que se volvieron a repetir en el 1993 y 1994 dándose más enfasis a esta celebración; un día lluvioso que aproveché para hacer footing por la cota 200 donde el paisaje se mostraba explendido y con numerosas charcas durante el recorrido que hacía más ameno el ejercicio.

miércoles, 13 de enero de 2010

Tarde de nieve en la Zubia




  • El domingo 10 de enero estuve jugando al ajedrez en La Zubia, un pueblo en la falda de Sierra Nevada que no conocía y que tiene verdadero encanto, como la mayoría de los pueblos de la provincia de Granada, a veces pienso que vivimos en el "paraiso" por la variedad de paisajes que te puedes encontrar. A la hora de la comida estuvimos buscando algún lugar donde descansar y apreciar la buena cocina del lugar.


  • La sorpresa fue la fuerte nevada que empezó a la dos de la tarde y se prolongó hasta avanzada la noche.






  • A las puertas del Edificio Zoco en la calle Matadero que fue donde se celebró la jornada, lo jugadores disfrutaron de la nieve en verdaderas "batallas campales", la nevada se prolongó hasta bien entrada la noche en toda Granada y su cinturón; la vuelta hacía Motril la realicé a las seis y todo estaba bastante difícil porque había nieve hasta el Valle de Lecrín, nunca ví nada igual.